De como Facebook me obliga a decir la última palabra y quedar como una loca

d4f09ce6dca5b0e1757ec6a67df82c53

Sí, ya sé que el título de este post es raro… Y sé que lo que voy a contar es una grillada y que seguramente no le interesará a nadie, pero yo prefiero explicarlo antes de que alguno de mis lectores piense que estoy enajenada.

El problema está en que Facebook, cada vez que alguien me envía un mensaje privado a mi página de escritora, me avisa colocando un rotulillo en el que pone que tienes un mensaje sin contestar. Hasta ahí muy bien, porque así no dejas a nadie olvidado. Voy a mi página y contesto a la persona que me ha escrito. La conversación sería algo así:

Buenos días. Te escribo porque acabo de terminar La red de Caronte y me ha encantado. Me ha tenido enganchadísima. Muchas felicidades por el libro.

Muchas gracias por leer mi libro y por pasarte a dejar tu comentario. Me alegro mucho de que te haya gustado. Si todavía no te has cansado de leerme, puedes encontrar información sobre mis otras obras en mi página web: www.gemmaherrerovirto.es

Hasta aquí una conversación normal (en la que de paso os he metido un poco de publicidad). ¿Creíais que iba a ser tan fácil? No, ahora llega el horrible momento de las despedidas. Al cabo de unos minutos, la persona decide contestar a mi mensaje y despedirse, con lo que Facebook vuelve a avisarme de que tengo un mensaje pendiente. La única forma de que Facebook deje de darme la vara es asegurarme de tener la ÚLTIMA PALABRA. Así que la conversación continua así:

Lo miraré. Muchas gracias por contestar.

De nada. Un saludo.

Otro saludo para ti.

El aviso de mensaje pendiente sigue apareciendo, así que hay que contraatacar:

—Que tengas un buen día 😉

Lo mismo para ti.

Ahí empiezo ya a enfadarme, pero la otra persona no tiene la culpa de que Facebook no me deje en paz, así que sigo tratando de cerrar YO la conversación, manteniendo la cordialidad:

Un abrazo desde España.

Otro para ti desde Pernambuco de Arriba.

A estas alturas ya estoy un poco nerviosa y decido cerrar más bruscamente:

Adiós.

Adiós.

Así podríamos estar eternamente. No sé por qué Facebook no tiene una opción para indicarle que, aunque no cierres tú la conversación, ya has terminado. Creo que lo hace para desquiciarnos y tenernos todo el día enganchados en su red.

A partir de ahora y sabiendo esto, tenéis dos opciones: Dejarme terminar a mí la conversación o, si sois un poco “cabroncetes”, torearme y jugar con mi salud mental. En vuestra conciencia quedará 😛

Concurso de imágenes “Locura por la lectura”

libros aguaHe decidido hacer un concurso a través de Facebook en el que podéis ganar un ejemplar en formato digital de una de mis novelas (a elección del ganador) firmada y dedicada por mí.

Participar es muy fácil. Sólo tienes que subir una foto tuya demostrando tu amor por la lectura (puede ser una foto tuya leyendo, una foto de tu biblioteca, una en la que miras con amor el escaparate de una librería…) y haz que tus amigos la voten. La foto con más votos se llevará una de mis novelas en formato digital dedicada (a elección del ganador). ¡¡¡Deja volar tu creatividad y consigue una de mis novelas!!!

Para participar pincha en el link: Concurso Locura por la lectura.