Un último empujón para La ley de lo triple

la foto(17)Ayer regresamos de nuestro viaje de novios. Como tanto mi marido (qué raro me suena llamarle así X-D) como yo estamos bastante locos, decidimos hacer un viaje de novios un tanto “peculiar” y nos pusimos a hacer el Camino de Santiago con nuestro perro Art. La idea era estar una semana más, pero nuestro perrillo estaba muy cansado y le dolían las patas, así que ayer regresamos a casa.

Han sido unos días estupendos, a pesar del cansancio, del calor y de las cuestas interminables. Hemos conocido gente muy interesante, hemos visto sitios preciosos, hemos pasado momentos en los que parecía que las fuerzas te fallaban y, aún así, nos hemos esforzado por dar un paso más, siempre un paso más… Hemos aprendido a superar retos y a luchar por conseguir nuestros objetivos. Para mí esa es una de las grandes enseñanzas del Camino: que eres más fuerte de lo que crees y que, si lo intentas de verdad, puedes lograr cualquier cosa.

Además de eso, en mi memoria han quedado grabados paisajes increíbles, que seguro utilizaré en mis futuras historias: oscuros bosques de hayas y eucaliptos, con el sonido de los pájaros a tu alrededor; el sol asomando tras los acantilados, arrancando reflejos cegadores a la cresta de las olas; playas interminables, desiertas al amanecer; carreteras infinitas totalmente vacías, en las que no se escuchaba ninguna voz, ningún motor, tan solo el sonido de nuestros pasos, como si todo el mundo fuese sólo para nosotros. Y una sensación de paz absoluta, de que ya no hay prisas, ni horarios, ni agendas que cumplir. Tan sólo caminar hacia el oeste, guiada por tu propia sombra.

Aunque he vuelto cansada (acabo de dormir once horas seguidas como una campeona), me siento con fuerzas renovadas. Así que haber regresado antes, tiene una parte positiva: tengo tiempo libre y todas las fuerzas del mundo para terminar Viajes a Eilean. Así que dejo de contaros mi vida por aquí y voy a enfrentarme a la tarea. Os seguiré informando 😉

Anuncios

Una respuesta a “Un último empujón para La ley de lo triple

  1. Me parece muy bien que te hayas divertido y además estoy muy contento de que compartas con nosotros tus lectores parte de tu vida. Espero que nunca dejes de comer pérdices (por el “Y fueron felices y comieron pérdices). Saludos :D.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s