Una escritora chiquitita en un mundo demasiado grande

Así es cómo me siento los últimos días, desde que publiqué la primera parte de Viajes a Eilean: Iniciación en inglés y traté de empezar a promocionarlo.

Todo es diferente, todo es nuevo, todo es más grande… y todo es más caro. No tiene nada que ver con lo que llevaba haciendo los últimos meses para promocionar mis obras en castellano. De repente te encuentras con cientos de páginas web que promocionan libros, con muchas cuentas de facebook en las que puedes hablar de tu obra, con cuentas de twitter inmensas… Las posibilidades de promoción son infinitas y eso en un primer momento parece fantástico, pero entonces te das cuenta de dos cosas:

  • No estás tú sola. La cantidad de escritores tratando de promocionar sus libros en esos lugares es tan inmensa que lo que tú puedas decir se pierde en esa jungla sin dejar ninguna huella.
  • Los americanos son capaces de sacarte dinero por todo. He visto gente que incluso te cobra por los retweets.

Cuando colgaba gratis mis obras en Amazon, era muy sencillo que, en uno o dos días, llegarán por sí solas al número 1 del top de su categoría. En inglés, estoy sudando sangre para conseguir que entre en el top 20 (y todavía no lo he conseguido, estoy en el 21).

Es una sensación extraña. Sé que hay cientos de miles de lectores ahí a los que podría gustarles mi obra, pero siento que soy tan pequeña que no pueden verme. Los lectores de Ojo de gato lo entenderán: me siento como Ander, gritando al borde de un precipicio, esperando que el viento me traiga un susurro de vuelta y sin despertar ningún eco, como el cuack de un pato 😉

Ahora me siento como si hubiera estado estos meses viviendo cómodamente en un acuario. Había peces más grandes, pero conocía cada rincón y sabía cómo tenía que moverme para seguir adelante. Ahora me da la impresión de haberme adentrado en el mar abierto. Hay peces tan grandes que a su lado resultó insignificante, hay fosas oscuras y desconocidas… Sólo espero que no haya tiburones X-D Dan ganas de volver al pequeño acuario o de buscar unos corales en los que esconderse.

Pero bueno… Tampoco vamos a dramatizar. Estoy perdida y no sé bien qué es lo que se supone que tengo que hacer, pero tampoco lo sabía cuando comencé a publicar en castellano. Así que iré asomando poco a poco la cabeza en ese océano, tratando de llamar la atención de alguno de los que pasan por allí. ¿Quién sabe? Quizá me encuentre con un banco de peces inmenso deseoso de que le cuenten una buena historia.

01

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s