No me afectan las malas críticas, no me afectan las malas críticas…

índice

Sí, eso es lo que me repito una y otra vez cada vez que me encuentro que a alguien no le ha gustado una de mis novelas. Me digo a mí misma que no tengo por qué gustarle a todo el mundo, que para gustos están los colores, que cada uno tiene su público… Vamos, mil argumentos y frases hechas para tratar de que no me afecte. Pero nada, que soy muy boba.

La verdad es que no me puedo quejar. Por cada mala crítica que me hacen (que han sido muy, muy pocas…), tengo otras 100 positivas. Hay personas que me dicen que mis historias les han conmovido, que les han enganchado, que les han enamorado mis personajes… Ves que es gente que se lo ha leído y que les ha gustado de verdad, porque te hablan de detalles, de tal o cual escena… Y, no lo niego, en el momento esos comentarios me hacen muy feliz. Pero luego viene un soplagaitas y escribe simplemente “Es muy malo” y me hundo en la miseria durante 3 días.

No estoy intentando desprestigiar las críticas. Cada uno tiene su opinión y es muy libre de decirla y si, además, esta opinión es constructiva, se agradece. Pero seamos claros: alguien que opina “Es muy malo”, así, sin argumentos ni nada, es posible que incluso ni se lo haya leído y que lo único que quiera sea jorobar un rato. Entonces, si mi mente racional me dice que pase de comentarios así, ¿por qué hay otra puñetera parte de mi mente que se empeña en darle vueltas y pensar si esa persona tendrá algo de razón? ¿Por qué somos tan tontos los seres humanos de quedarnos sólo con lo negativo y olvidar todo lo positivo que hay a nuestra alrededor?

He buscado artículos de otros autores en los que hacen recomendaciones sobre cómo afrontar las críticas negativas. Lo único que he sacado en claro es que no hay que contestarlas nunca. Si a alguien no le ha gustado tu obra, no vas a convencerle de que es buena, por muchos argumentos que puedas dar. Así que ese consejo lo sigo a pies juntillas.

Hay autores que dicen que trates de sacar la parte positiva, que no te sientas dolido ni ofendido… Eso me cuesta más. Después de todo, mis libros son mis criaturas, mis “niños”. A nadie le gusta que se metan con sus hijos, aunque sean los más feos, tontos o malos bichos del colegio. Pues con mis obras me pasa lo mismo y no creo que, por muchos comentarios negativos que reciba, me pueda llegar a acostumbrar.

Y luego están los autores que, sabiendo que les pasa como a mí y que las críticas les duelen, no las leen. Dentro de este grupo tenemos a los autores con pasta para pagarse una secretaria, que les selecciona sólo las críticas positivas para salvarles de todo dolor y los que, como no tienen secretaria, simplemente pasan de mirar si hay reseñas o comentarios nuevos sobre sus obras. Yo soy incapaz, soy demasiado cotilla.

Así que tendré que ir aprendiendo a ser más dura y a que esas cosas me resbalen. Entra dentro del oficio, así que habrá que apechugar. Después de todo, ya lo sabía cuando decidí arriesgarme a autopublicar. Va a haber gente a la que le guste y gente a la que no y, si no quieres que te hagan daño, la única forma de evitarlo es dejar las novelas guardadas en el disco duro y que no las lea nadie.

Dicen que si nunca has fallado, es porque nunca has intentado nada nuevo. Así que a seguir: cabeza alta, a sacar pecho y a mirar para adelante. Después de todo, si sigo en la misma media, tendré unos 100 comentarios buenos, antes de que alguien vuelva a decir que mis obras no le gustan, así que a disfrutarlos 😉

Anuncios

5 Respuestas a “No me afectan las malas críticas, no me afectan las malas críticas…

  1. Que no le haya gustado tu novela no significa que no sea buena, no te lo tomes tan apecho, la gente a la que le gusta tu novela supera con creces a la que no…¡¡Ánimo!!^^

    Me gusta

  2. Hola, Gemma:

    Cuando alguien lee algo mío y me dice que no le gusta, simplemente eso, entonces hay que dar las gracias por haberse tomado la molestia de habernos leído, sea más o menos. Es mi parecer. Si a alguien no le gusta mi trabajo y me lo dice y, además, escribe los motivos, entonces se lo agradezco de corazón y reflexiono mucho sobre sus palabras. He aprendido que de la mala crítica se aprende muchísimo más que de la buena. De hecho, creo que de la buena no se aprende nada: es una forma de alimentar el ego y poco más. Siempre es mejor ser crítico y mejorar por uno mismo. Pero a veces hay alguien que nos abre los ojos antes de que estemos preparados para ello.

    Yo he aprendido muchas cosas sobre mi forma de escribir y ha cambiado mucho con el tiempo (incluso en meses ha sufrido transformaciones, a veces para mal). Y sigo aprendido y analizando mi trabajo con ayuda de muchos libros y gente que se toma la molestia de leerme y a la que les suplique que me digan qué está mal y qué es mejorable.

    De todas formas, en el fondo, la cuestión es que el arte de la escritura suscita emociones y opiniones diversas según las personas, y hay que asimilar el hecho de que a alguien le guste y a otro le disguste lo que hacemos. También depende de si la persona es más o menos “respetable”, de su vagaje, de su conocimiento, que yo valore lo que me dicen de una forma u otra.

    Podríamos hablar mucho de este asunto. ¡Un saludo!

    Le gusta a 1 persona

    • Yo intento aprender de las críticas y agradezco muchísimo cuando alguien te hace una bien formulada, expresando su opinión con razonamientos, ya que creo que de eso se puede aprender mucho. A esas personas les doy las gracias y reflexiono sobre sus palabras. Luego puede decidir que tiene razón o que no, ya que como dices, la literatura es algo muy subjetivo y algo que no le ha gustado a una persona, puede ser exactamente lo que tú querías hacer en el libro y, lamentablemente, no todos vamos a estar de acuerdo.
      El problema está en las críticas mal formuladas o sin razón ninguna. Yo no puedo agradecerle a una persona que dice de uno de mis libros “Es muy malo” sin dar ninguna razón. Ni tampoco puede hacer caso a una persona que dice que La red de Caronte es una mierda porque ICQ es un programa que ya no se usa (por esa misma razón, vamos a quemar todos los ejemplares de El Quijote, porque los molinos de viento están muy pasados de moda). Lo que me apetece con esas personas es discutirles, pero como sé que no va a servir de nada y, además, me conozco y tengo mucho peligro, creo que lo mejor es ignorar ese tipo de críticas.

      Le gusta a 1 persona

      • Estamos de acuerdo. Hay personas a las que les gusta meter el dedo en el ojo por diversión, pero en mi caso con un simple “Gracias” quedo bien y corto cualquier posible replica. Pero comprendo perfectamente lo que dices. Y hasta lo comparto. 🙂

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s