La maldición de ser escritora

insomnio

Lo primero que quiero hacer en esta entrada es pediros perdón por haber tenido el blog abandonado un par de semanas, pero, como toda mortal, me merecía un par de semanillas de vacaciones. Así que, aunque he seguido escribiendo y haciendo cosillas para promocionar las novelas, he dejado aparcadas algunos temas, entre otros escribir mis paranoias aquí.

 

Hoy tampoco tenía pensado escribir nada pero ya veis… Son casi las 4 de la mañana y aquí estoy, con los ojos como platos y sin pizca de sueño. Me he ido a dormir como todos los días, después de una horita o así de lectura, y, en cuanto he intentado dormirme, me he visto atacada por la maldición.

¿No conocéis la maldición? Pues es muy sencilla. Cuando estás escribiendo (pero escribiendo DE VERDAD, no eso de “tengo una idea para una novela pero antes de ponerme voy a pasarme unos meses documentándome”), los personajes se empiezan a meter en tu cabeza. En cuanto intentas cerrar los ojos, se te empiezan a ocurrir puntos de la trama, diálogos, nuevas escenas… A veces los ves tan claros como si ya estuviesen escritos y tu cabeza te lo estuviese dictando todo, línea por línea. Y lo jodido es que, si lo dejas para el día siguiente pensando que te acordarás, el resultado no es nunca tan bueno ni de lejos como lo que habías estado pensando. En esas ocasiones no te queda más remedio que levantarte de la cama y liarte a escribir, ya sean las 3, las 4 o las 7 de la mañana.

 

Hoy ni siquiera me pasa eso. Si tuviese una escena clarísima en mi cabeza, no estaría aquí soltando paridas. Mi cerebro no deja de darle vueltas a aspectos de la trama que no terminan de cuadrar y a los que les faltan capítulos y capítulos para tener que ser escritos. Así que aquí estoy, como una mamarracha, pensando en portales dimensionales, profecías y secuestros en lugar de soñando con los angelitos. Y lo peor de todo es que sé que, por muchas vueltas que le dé esta noche y decida al final lo que decida, dentro de unos días se me ocurrirá un nuevo giro, una nueva trama, una escena o un personaje que volverán a ponerlo todo patas arriba.

 

¿Qué se le va a hacer? Quejarse no sirve de nada y, además, en el fondo, me encanta estar así de obsesionada y tener la cabeza llena de dragones, elfos, guerras entre hechiceros e historias de amor… Sí, lo sé. Soy una friki, siempre lo he sido. Pero me encanta…

 

Voy a ver si me distraigo leyendo chorradillas en facebook y twiter y consigo que mi mente se pare y me deje dormir, que mañana me levanto a las 9 a currar. Buenas noches a todos 😉

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s