Entrevista en Entreescritores.com

ee

January 14, 2014

“La literatura tiene que apasionarte, tiene que ser para ti como una droga sin la que no puedes vivir”.

Así de contundente es Gemma Herrero Virto al hablar de la preparación de un buen autor. Con una mirada analítica de la vida y las escenas cotidianas que la envuelven llega a Entreescritores ésta autora, que después de probar las mieles de la publicación con una editorial ha optado por controlar sus nuevas creaciones ella misma. Con una labor dura de búsqueda de editorial a la espalda y mucho que contar en el panorama literario acaba de autopublicar “Ojo de gato” con una buena acogida entre los lectores.

Una vez decides que quieres ver tu obra publicada ¿Qué es lo más complicado?

Creo que lo más complicado es precisamente decidir qué quieres ver tu obra publicada. Mientras la tienes en un cajón, estás a salvo. No hay críticas ni posibilidad de rechazo. Vencer ese miedo es un paso importante porque supone enfrentar a “tu criatura” al mundo y darle la posibilidad de que te la destrocen. Una vez dado este paso, hay miles de obstáculos para el escritor novel. Los agentes ni te contestan, las editoriales están colapsadas de manuscritos y como mucho te responden con cartas tipo en las que indican que no encajas en su línea editorial… El tiempo de espera es duro y te hace plantearte muchas veces que quizá lo que escribiste no es tan bueno como pensabas y que deberías dejarlo. Pero hay que seguir luchando. Tus sueños sólo pueden morirse si tú los matas.

¿Qué dirías que buscan las editoriales en sus autores?

Mi experiencia con el mundo editorial ha sido bastante negativa. La mayoría de editoriales no está dispuesta a arriesgarse con un autor desconocido. Quieren algo seguro y que venda mucho desde el primer día y eso es algo que la mayoría de autores noveles no les van a proporcionar. Yo conseguí que una editorial publicase mi primera novela a cambio de cederles los derechos de mis cinco siguientes obras durante veinte años sin que tuviesen que desembolsar ni un euro por ello. Es lo que tiene ser una escritora sin experiencia, emocionada por ver que su sueño se va cumpliendo, y que no sabe realmente lo que está firmando. Por suerte he conseguido cancelar ese contrato y vuelvo a ser dueña de mis obras, lo cual ha supuesto una auténtica liberación.

¿Cómo “alumbraste” Ojo de gato?

Siempre me han encantado las historias sobre crímenes, las investigaciones forenses, la psicología criminal… Por ello, me compré un libro que era una especie de guía de procedimientos forenses. Uno de los capítulos versaba sobre la reconstrucción facial y la explicaba como una mezcla entre ciencia y arte en la que el investigador va modelando sobre el propio cráneo, tratando de descubrir el aspecto que esa persona tuvo en vida. En ese momento tuve un chispazo de inspiración. Me imaginé a una mujer, trabajando sola en un oscuro taller con el cráneo de una víctima. E imaginé el espíritu de esa víctima, rondándola, tratando de ayudarla a conseguir justicia… o venganza… Con eso la historia ya estaba en marcha.

Afirmas que vas a por una trilogía ¿Existe un hilo conductor en tus novelas?

Cuando empiezas a escribir no te das cuenta de que exista un hilo conductor pero, a medida que vas acumulando historias, llega un momento en que ves que sí hay un hilo que rige tu obra y que va haciéndose cada vez más patente. En mi caso es la magia. Siempre me ha parecido que el mundo en el que vivimos, explicado de una manera racional y científica, es terriblemente aburrido y desesperanzador. Por ello, desde niña me ha apasionado todo lo que se salga de la lógica: los fenómenos paranormales, los ovnis, la magia, la brujería… Ese deseo de un mundo algo más mágico e inexplicable ha ido creciendo con cada una de mis novelas. En La red de Caronte, mi primera novela, el protagonista tenía pequeñas corazonadas y sueños proféticos que, de alguna forma, le ayudaban en la investigación. En Ojo de gato hay fenómenos paranormales y un espíritu atormentado que busca justicia. Y en Viajes a Eilean, la trilogía que estoy escribiendo, la protagonista consigue pasar a otro mundo en el que las personas que fueron ajusticiadas por la Inquisición disfrutan de una segunda vida. Ese mundo está lleno de personas sin poderes que fueron ejecutadas sin ninguna base pero también hay muchos magos y brujas con poderes auténticos.

¿Qué estás aprendiendo de la experiencia de autopublicar en EntreEscritores?

Lo primero que me ha aportado Entreescritores es ilusión. Como ya he comentado, mi experiencia con el sector editorial no había sido muy buena y llevaba varios años tratando de publicar Ojo de gato sin tener suerte. Tres editoriales diferentes llegaron a interesarse en su publicación pero, por una causa u otra, al final el proyecto no se llevaba a cabo. Estaba empezando a pensar que la novela estaba gafada y que nunca vería la luz pero, gracias a vuestra página, descubrí que podía conseguir lo que llevo toda la vida buscando: lectores que se interesen por mis historias y que las disfruten. Ahora muchas noches me voy a la cama pensando que, quizá en ese mismo momento, hay alguien que no puede dormir porque está enganchado a mi novela. Es una sensación maravillosa. Otra de las cosas que buscaba al colgar mi libro en Entreescritores era la opinión de los lectores, conocer los puntos débiles de mi novela y poder mejorarla. Por el momento, ése es un objetivo que no se ha cumplido, ya que todo el mundo está siendo maravilloso conmigo y estoy recibiendo unas críticas fantásticas. Eso te hace pensar que quizá te estás encontrando con los lectores más amables del mundo y que estás teniendo mucha suerte pero, por otro lado, una vocecita en tu cabeza te susurra “¿Quién sabe? A lo mejor eres buena y todo”.

Como narradora de suspense ¿Qué te ofrece el género?

No me considero una narradora de suspense como tal, hay otros muchos géneros que me interesan, como la fantasía, el terror o la ciencia-ficción. Simplemente ha dado la casualidad de que las dos novelas que he terminado eran historias de suspense pero la trilogía que estoy escribiendo ahora es de género fantástico. Creo que escribir historias de suspense es fácil para el escritor porque tú mismo te enganchas a tu propia historia. Es como construir un enorme puzle en el que todo tiene que encajar. Tienes que decidir qué pistas das y cuáles ocultas, introducir pistas falsas, tener cuidado de no dar demasiada información al lector sin hacerle “trampas” (odio ese tipo de libros de suspense en los que el protagonista descubre quién es el asesino sin que tú, como lector, hayas tenido la más mínima posibilidad de llegar a las mismas conclusiones o esos en los que el autor está escribiendo desde el punto de vista de un personaje que sabe algo pero no te lo dice). Otro punto que me atrae mucho de las novelas de crímenes es la personalidad de los asesinos. En muchas novelas el “malo” es sólo un tópico, un personaje plano sin emociones auténticas ni verdaderas motivaciones para lo que hace. Puede que se deba a mi formación como psicóloga pero he intentado que los asesinos de mis dos novelas tengan una verdadera historia que justifique sus acciones. Imaginar esos personajes y tratar de empatizar y comprender a personas capaces de cometer terribles crímenes ha sido todo un desafío.

¿Defensora, contraria o indiferente a los ebook enriquecidos?

Creo que todo lo que pueda enriquecer la experiencia de la lectura debe ser, en principio, considerado como positivo. Yo suelo escribir con música y, muchas veces he pensado que, si se pudiera incluir una especie de banda sonora con cada escena, ayudaría mucho a que el lector viviese más la historia. Por otro lado, a pesar de que los lectores de ebooks me parecen un gran invento, sigo considerándome una “clásica” en cuanto a gustos literarios. Me siguen gustando los libros en papel, tocarlos, abrirlos, notar el peso y el olor a nuevo… Para mí pasarme al libro electrónico ya supuso un cambio drástico y no sé si estoy preparada para añadidos que puedan interferir en la experiencia de la lectura.

¿Cómo dirías que han cambiado los lectores con la vorágine de la autopublicación y los ebook?

Creo que este fenómeno está empezando y que todavía queda un largo camino por recorrer. Durante mucho tiempo los lectores hemos tenido que guiarnos por el criterio de las editoriales y por el dinero en promoción que decidían gastarse. Antes un libro de un autor novel tenía que batirse en la librería contra una enorme torre del último best-seller en el que se decía que ya había vendido un millón de ejemplares. Eso llevaba a situaciones que daban un poquito de miedo, como ver que en el metro cuatro de cada cinco personas estaba leyendo Los hombres que no amaban a las mujeres o que el último año todas las mujeres hayan tenido una especie de “despertar erótico” y se hayan lanzado como locas a leer Cincuenta sombras de Grey. Eso no es natural, me da por pensar en poderes extraños con capacidad para decidir qué debemos leer y que no. Es un poco escalofriante. Creo que la autopublicación y los ebooks aportan una mayor libertad y capacidad de decisión a los lectores. Puedes elegir cualquier cosa, escrita en cualquier parte del mundo y puedes criticarla o recomendarla. Creo que eso es muy positivo tanto para los escritores como para los lectores. Creo que la autopublicación y los ebooks aportan una mayor libertad y capacidad de decisión a los lectores.

Los lectores de “Ojo de gato” alaban la “buena construcción” de tus personajes y también la estupenda ambientación de la novela (Bilbao) ¿Imaginas el paso de tu novela al cine? ¿Y otra disciplina artística?

Estoy encantada con las opiniones sobre mis personajes y sobre la ambientación, porque precisamente uno de mis principales objetivos era crear personajes profundos y reales y colocarlos en un mundo creíble y cotidiano. La novela está ambientada en un pueblo inventado (Erkiaga) pero que es una mezcla del pueblo en el que viven mis padres, del pueblo en el que vivían mis abuelos, de lugares en donde estuve de colonias cuando era cría… Que los lectores digan que la ambientación es muy realista teniendo en cuenta que el lugar no existe me hace pensar que he hecho un buen trabajo. En cuanto a imaginar el paso de mi novela al cine, es una experiencia que me encantaría tener pero, actualmente, el cine, al igual que el mundo editorial, tampoco está pasando por un buen momento. Hay gente que me ha dicho que algunos capítulos son muy visuales y que, mientras leían, casi podían ver la escena en sus cabezas, lo cual es un auténtico “piropazo”. No me lo he planteado pero, desde luego, si hubiera algún productor interesado, estaría abierta a discutirlo sin problemas.

http://blog.entreescritores.com/2014/01/14/gemma-herrero-virto-autora-de-ojo-de-gato/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s