Eclipse, continuación de la saga Crepusculo

eclipseDiría que el título le viene al pelo a esta tercera entrega de la saga si en ella se eclipsasen las cualidades literarias o narrativas de la autora pero como, desde mi punto de vista llevan eclipsadas desde la primera novela, pues me lo ahorro.

A ver como hago una crítica de esta obra que no sea demasiado hiriente con las fans de la saga que de vez en cuando se pasan por este blog. Lo mejor para ellas sería que dijese “la autora continua narrando el apasionado triangulo amoroso entre la protagonista y sus dos enamorados, mantendiendo el nivel al que nos tiene acostumbrados”. Ahí cada uno que se imagine que el nivel es bueno o malo según su propia opinión y que no siga leyendo.

Para los que quieran una opinión, aunque sea muy subjetiva como es la mía, pueden seguir leyendo. Analicemos primero la historia de amor. A pesar de que Bella se pasa todo el libro diciendo que su amor por Edward es puro y claro y que no tiene ninguna duda, sigue tocandoles la moral y poniendo a prueba la paciencia de los dos chicos, torturandoles psicológicamente como si hubiese sido entrenada por la mismisima Inquisición. Las fans de la serie siguen pensando que ésta es la historia de amor más bella jamás escrita. Una verdadera historia de amor no tiene fisuras, ni dudas, ni dobleces… ¿Alguien puede imaginarse a Romeo preparado para subir a la alcoba de Julieta, arriesgando su vida antes de huir de la ciudad por verla una última vez, y que ella le diga “Espera, no subas que mi amigo Pepito me ha invitado a cenar este sabado y tengo dudas”? No, por dios… Si su amor por Edward es tan grande, las dudas no tienen cabida. Y si lo que quiere es no hacer daño a Jacob con su rechazo, que le deje en paz de una vez al pobre chaval, que da la impresión de que en realidad ha hecho una apuesta con su noviete para cachondearse del pobre hombre lobo a ver si consigue que el chaval se suicide antes de la siguiente luna llena.

Ya a nivel personal, vuelvo a insistir en mi idea de que donde esté un hombre lobo de 2 metros por 2 metros, morenazo y que puede calentarte los pies por la noche, que se quite un vampiro paliducho y congelado. Y eso que los vampiros me encantan y reconozco que sus connotaciones románticas y misteriosas son superiores pero las connotaciones erotico-festivas de montarselo con un hombre lobo le dan mil vueltas a darse besos con el vampirillo, teniendo cuidado además para que el chaval no se desboque. Es posible que este factor no fuese tenido en cuenta por la autora (mormona y conservadora, que reconoce que el sexo no es un factor importante en sus novelas) ni por el público al que va dirigido. Debe ser que una está condicionada por sus lecturas de Anne Rice o Poppy Z Brite y no puede evitar esperar el toque picantón en una historia con personajes de estas características.

Dejando de lado mis desvarios hormonales, volvamos a la crítica de la novela en sí. Analicemos ahora la trama de esta entrega. La autora ha debido leerse algún libro de escritura creativa y se ha dado cuenta de que sus novelas son más planas que la tabla de planchar y que con “me querrá, no me querrá” no puede llenar muchos cientos de páginas más, así que decide introducir un hilo negro, una trama oculta y misteriosa que mantenga la atención del lector. Qué decir ante esto… Stephanie, chiquilla, se te ve el plumero desde la primera hoja. Mi sobrina de 5 años es capaz de ocultar información mejor que tú. Al menos yo (y no me considero Sherlock Holmes) podría haberte dicho según introduces la historia quién estaba detrás del aumento de vampiros neofitos en la ciudad y para qué y contra quién iban a ser utilizados. Y podría haberte dicho también que el plan era una estupidez y que era excesivo para lo que se estaba intentando.

Ahora las lectoras de la saga me dirán que voy de lista y que a toro pasado todo es muy fácil y que si soy tan lista cómo no se me ha ocurrido a mí. Pero es que la cosa es que ya se me ocurrió a mi. Hará más de diez años yo creé una campaña de rol del juego Vampiro: La Mascarada. En una de las partidas la población de brujahs de Berlin se descontrolaba y el objetivo de la partida era descubrir quién estaba creando vampiros sin permiso y con que fin. Cuando lograban descubrir al vampiro loco que quería sumir Berlin en el caos, resultaba que la cosa no acababa ahí. Detrás del vampiro que estaba creándose un ejercito para tomar el control de la ciudad estaba el príncipe de otra ciudad europea, que intentaba desacreditar al príncipe de Berlin para colocar en su lugar a otro vampiro a sus ordenes e ir controlando así más ciudades europeas para ir acrecentando su poder. El problema para los personajes a partir de ahí era encontrar pruebas contra ese príncipe, que podía cargarselos con una facilidad pasmosa y que además contaba con aliados poderosos por toda Europa sin que acabese desencandenandose una guerra entre los príncipes de las diferentes ciudades.

Os estaréis preguntando para qué os cuento todo este rollo. Pues para que veáis que a una chavalilla de 20 años se le puede ocurrir una historia que le da mil vueltas a la que ha creado Stephanie y que además ni siquiera la considera tan buena como para una novela. Con una partida de una campaña de rol ya cumplía su función. La trama que crea la autora es infantil, excesiva, predecible y llena de errores.  Y encima la mala, después de haberselo currado de esa manera y haber tomado tantos riesgos, pierde. Bueno, agradezcamos que al menos haya una trama.

Lo único que se salva de toda la novela son las escenas en las que Bella, Edward y Jacob tienen que compartir una tienda de campaña. A pesar de que las razones por las que los tres acaban juntos allí están más cogidas por los pelos que una troglodita de buen ver, las escenas y conversaciones quedan graciosas y la tensión entre Edward y Jacob resulta interesante (aunque al final no pase nada, como siempre). De todos modos mientras leía este libro sentía continuamente el deja vû de haber leído esta historia antes. El frió contra el calor, la mente contra la pasión, la pobre chica atrapada entre dos amantes que se odian entre sí y que pertenecen a especies enfrentadas desde su creación. Vamos, que si yo llego a ser Laura Gallego García, a la Meyer no la libra de la denuncia por plagio ni Cristo resucitado.

Hasta aquí la crítica del tercer libro. En otro ratillo destripo el cuarto, que también tiene tela.

Anuncios

2 Respuestas a “Eclipse, continuación de la saga Crepusculo

  1. jajaja vaya si que has deshilado el pobre libro, aunque compartas el hecho de que el libro engacha, la verdadera pregunta es ¿como un libro con tantos defectos puede enganchar al lector de tal forma que se debore toda la saga en 24 hrs? algo que me sucedio y que creo que todo el que lo haya leido le ha sucedido. Estare esperando por tu critica del cuarto libro, yo aun no lo leo pero seguro no tardo mas de 12hrs en hacerlo 😄

    Por cierto, lei sobre la signosis de tu libro y la verdad me dejo algo inquieta, en el sentido de querer leerlo, pero suponiendo que la distribucion de ella solo se haya hecho en tu pais parece que me quedare con las ganas -__-‘ en fin, estare buscandole…

    Suerte con ojos de gato que tambien me gustaría leer jejeje

    Saludos!!

    Me gusta

  2. bueno acabò de leer eclipse y la verdad es que me gusto mucho, al ver crepusculo y luna nueva tenia la necesidad de leer la siguente parte y bueno soy muy sensible y por lo k me hisieron llorar las peliculas; bueno es cierto k tiene mucha signosis lo k me hiso hasta soñar con bella y edward.
    sabes quedè muy pegada y tengo esa duda osea me hisiste crear una duda ¿existen o no los vampiros? me encantaria convertirme en uno de ellos, bueno ahora voy enbusca de la otra parte que no recuerdo como se llama pero la necesito me lo exige mi mente, gracias por darme unos dias agradables mientras yo era bella, hasta luego me despido atte
    wendy.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s