Una escritora novel en el infierno (I. La llamada)

En el año 2006 consegui que la editorial RD publicase mi primera novela. Esto que parece un sueño en el primer momento, fue convirtiendose en una pesadilla surrealista que paso a relataros. Sirva mi historia como advertencia para futuros escritores llenos de ilusiones. Os deseo de corazon que no os suceda lo mismo.

Corria el año 2005 y yo habia terminado mi primera novela, La red de Caronte. El manuscrito era un pedazo de tocho de 666 paginas (si, el numero de paginas salio asi aleatoriamente pero molaba), que pesaba como un demonio. Tal y como lei en una pagina de Internet, corri a registrarlo y despues empece a enviarlo a diversos agentes de toda España. Cada envio me costaba entre folios, tinta, encuadernacion y gastos de envio unos 30 euros pero aun asi, nada es demasiado cuando una esta ilusionada.

Segun habia leido en la pagina de Fuentetaja Literaria (http://www.fuentetajaliteraria.net/recursos/) , los agentes literarios son encantadores personajes, dispuestos a luchar por los derechos de los escritores, gente amable y amante de la literatura que resultaba mucho mas accesible que los editores. Pues menos mal que eran majos y accesibles. Despues de enviar mi novela a mas de 30 agencias, solo uno me contesto diciendo que iba a leersela y que se pondria en contacto conmigo. Despues de eso, nada mas se supo.

Ahi una persona realista y con dos dedos de frente se habria planteado que la novela era tan mala que no se atrevian ni a decirmelo a la cara. Sin embargo el realismo y una frente como dios manda nunca han sido caracteristicas en mi persona, asi que decidi pasar de los agentes y empezar a contactar directamente con los editores. Eso si, en vez de enviar la novela directamente, decidi enviarles primero un e-mail preguntando si estarian interesados en recibirla, por el bien de mi siempre precaria economia.

Para mi sorpresa, muchos de ellos contestaron al e-mail indicandome el formato en el que les gustaria recibirla y los datos que necesitarian. Trece de dichas editoriales me pidieron que se la enviase impresa por correo. Ahi te pones a hacer cuentas… Trece envios a 30 euros cada uno dan trescientos noventa euros. Va a haber que ponerse a currar. Asi que incumpli la promesa que me habia hecho a mi misma, aquella de “A Dios pongo por testigo de que jamas me pondre de nuevo a hacer venta telefonica” y me puse a trabajar.

Una vez enviadas todas las copias viene lo peor: esperar. A eso hay que añadir que, ya que has conseguido un trabajo, te quedas en el, repitiendo 200 veces cada tarde con voz cantarina aquello de “Buenas tardes, le llamo de Naturgas. ¿Esta es el señor Pepe Perez?”.

Tres meses despues, una ya esta totalmente desesperada y empieza a plantearse que realmente la novela va a ser mala de solemnidad, por mucho que tu novio te diga que tu eres un genio. Te planteas que los novios en cuanto a juzgar el talento van a ser un poco como las madres de niños artistas que se pasean por los platos de television, que no son capaces de ver las limitaciones de su niño y evitarle el ridiculo. Asi que, tras unas lagrimillas, temes que el discurso de Naturgas va a ser el mas acorde a tu persona y posibilidades y tiras para adelante como mejor puedes.

Y entonces llega LA LLAMADA. Un señor editor sevillano te dice que se ha leido tu novela entera el fin de semana (si, las 666 paginas, una tras otra), que se lo llevo para echarle un vistazo y ya no pudo dejarlo, que le encantan tus personajes y que a ver cuando podeis quedar para hablar de su publicacion.

Ahi te sientes como en una nube. A un tio que sabe de esto, a un autentico profesional le ha gustado TU NOVELA. Y lo mejor de todo, tus personajes, a los que quieres como si fueran tus niños, le han encantado. Empiezas a ver en tu cabeza toda la pelicula: fiestas, conferencias, premios, incluso un silloncito en la Real Academia (aunque sea en una letra minuscula). Y dejar el telefono para siempre. No mas “Buenos dias, le llamo de Naturgas, Telefonica o Vodafone”, no mas horarios, no mas tener que obedecer a una jefa de plataforma con menos formacion e inteligencia que tu hamster. Un precioso sueño, ¿verdad? Pues no os perdais las proximas entregas para ver como se convierte en una pelicula de terror. Prometo escribirlas pronto.

NOTA: Ya se que el texto no tiene un solo acento y que eso queda feisimo en alguien que va de escritora. Mi teclado se niega a ponerlos: o me pone dos y luego la letra o me mete una cejilla sin poner el acento. Si alguien sabe arreglarlo, estaria muy agradecida.

Anuncios

2 Respuestas a “Una escritora novel en el infierno (I. La llamada)

  1. Pingback: Las editoriales, monstruos de pesadilla para los autores nóveles | La Red de Caronte

  2. Pingback: ¡Al fin se rompió la maldición de Ojo de gato! | La Red de Caronte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s